domingo, 27 de diciembre de 2009

Invierno Tiempo de Lucios

Después de los meses de Agosto y Septiembre, en los que la pesca se centra en los barbos, carpas y basses fundamentalmente, viene Octubre y las truchas aumentan su actividad pudiendo tener alguna buena jornada de pesca (en aquellos lugares en donde se pueden seguir pescando)

Llegado el mes de Noviembre la pesca queda relegada a los tramos intensivos de truchas arcoiris o bien podemos ir a pescar lucios.
video
Mi amigo Berna con un buen lucio.

La primera dificultad para un pescador a mosca acostumbrado a la pesca de truchas, y de forma más ocasional a la pesca de barbos, carpas y basses, es el equipo. Si bien en un momento determinado podemos usar la caña de línea 5 para pescar cualquiera de las especies mencionadas para pescar lucios necesitamos un equipo pesado, debido al enorme tamaño de los señuelos y, por lo tanto, a la imposibilidad de poder manejarlos con un equipo ligero para lanzar a una mínima distancia y con la precisión adecuada.

Es necesario utilizar una caña de línea 9 ó 10 y tener dos líneas: Una flotante para las zonas de poca profundidad y abundante vegetación y otra de punta sumergida de hundimiento lo más rápido posible para las pozas profundas.

El bajo de línea, en general, no tiene que ser largo y el tipet a utilizar será monofilamento del 35 ó 40 de buena calidad. Además, debido a la dentadura extremadamente cortante que tienen estos peces, hay que usar terminal de acero para evitar la rotura del hilo.

Respecto a los señuelos imitan pececillos, cangrejos, ranas o cualquier otra cosa, real o no, que parezca un ser vivo. Los más habituales suelen ser los de piel de conejo y los hechos con fibras artificiales y la cabeza acabada en epoxi que imitan pececillos.


La picada del lucio al estrímer puede ser desde una parada muy sutil hasta un ataque rapidísimo y muy potente. Agunas veces el lucio sigue al señuelo una y otra vez y cuando parece que no lo va a atacar repentinamente se lanza sobre él tomándolo con fuerza.

video

En otras ocasiones después de una picada en la que se ha clavado momentáneamente, pero que tras una corta pelea se suelta, sigue atacando al señuelo (mejor si cambiamos el tipo de señuelo) y puede volver a morderlo con fuerza para iniciar una segunda pelea.

En zonas con mucha presión de pesca, como todos los peces, se vuelve extremadamente receloso y reacio a dejarse engañar por nuestros señuelos.

domingo, 6 de septiembre de 2009

La Pesca del Black-Bass con Imitación de Libélula

La pesca del Black-bass a mosca, sobre todo si es en superficie, es una de las facetas de la pesca a mosca más espectaculares y que más enganchan al pescador a mosca si hay capturas.


video


Cuando las revistas especializadas en pesca hablan de la pesca del Black-Bass coinciden todas con que en los meses de verano, cuando más aprieta el calor, sólo presentan actividad al amanecer y al anochecer. Salvo que salga un día nublado porque entonces pueden tener cierta actividad a lo largo del día.

Sin embargo en las pequeñas balsas de riego de la zona norte de nuestro país no es así. Esto puede deberse a que este pez originario de América se adapta mejor a las aguas no muy frías y por lo tanto es muy abundante y probablemente crecerá mejor en las aguas situadas en la parte sur. Pero cuando llega el verano el agua de los embalses sube mucho lo que se traduce en una actividad reducida al amanecer y al anochecer. En cambio en la zona norte no se produce un aumento tan grande en la temperatura del agua lo que permite que puedan estar activos todo el día y, en especial, al mediodía cuando más activas están las libélulas.


Generalmente el mes con mayor abundancia de libélulas, en estas balsas de Aragón, Rioja, Navarra …., es el de Agosto. Los mejores días son los que el sol brilla nítidamente y no sopla ni un pelo de viento. El problema para el pescador es que el calor es prácticamente insoportable, por lo que la única manera de pescar es en pato, ya que así la parte del cuerpo sumergida en el agua nunca pasa de los 30ºC aunque estemos al sol.


Las imitaciones de libélula pueden ser muy variadas, aunque el material más práctico sea el foam. Además la mayor parte de las libélulas son de color rojo, aunque también las hay olivas, amarillentas y azules. También funcionan muy bien los pequeños popers (del tamaño de las libélulas) de color rojo, naranja, amarillo, verde o negro.



La caña que utilicemos debe ser capaz de poder aguantar la potente pelea e impedir que el pez capturado se meta excesivamente entre los juncos y carrizos. Yo utilizo una línea 6 con una acción de media punta. El bajo de línea de unos 3 metros y el tipet hilo del 25 (no por el tamaño o fuerza del pez, sino por los carrizos, juncos y arbustos sumergidos)




Cuando posamos nuestra imitación (siempre muy cerca de los juncos o carrizos) podemos encontrarnos desde ataques instantáneos y muy violentos hasta tomadas muy sutiles en las que la imitación parece hundirse suavemente debido a su peso.
Si, durante la pesca, se levanta una brisa muy ligera funciona mejor el estrímer poco plomado que nade a una profundidad de entre 20 y 40 cm de la superficie.

domingo, 2 de agosto de 2009

MORTANDAD DE PECES EN EL RÍO ARGA



Esta mañana me he acercado al río Arga, a su paso por la localidad de Ororbia, con la intención de tentar con mis ninfas a los barbos y las carpas. Como se me ha hecho un poco tarde me he cambiado y me he acercado al río sin mirar previamente desde el puete.



La sorpresa ha sido muy grande cuando después de ver tres o cuatro peces muertos me empiezo a fijar que todos estaban muertos.



Todos los peces habituales del tramo: Barbos, carpas, alburnos y madrillas.




Y de todos los tamaños tanto alevines como juveniles y adultos, incluyendo algunos ejemplares de gran porte.




El caudal era escaso y el agua tenía una tonalidad rojiza que recuerda un poco al color del óxido de hierro, pero que permitía ver el fondo hasta una profundidad superior al medio metro.



Después de la sorpresa inicial y de sacar las primeras fotos me he hecho la siguiente pregunta ¿Está esta mortandad localizada sólo en este tramo del río?



Me decido comprobarlo y me pongo a recorrer el río. Primero voy unos 400 m hacia abajo y luego regreso sobre mis pasos voy río arriba.



Después de recorrer andando algo más de un Kilómetro el panorama sigue siendo el mismo: Absolutamente desolador.

Decido entonces volver a la camioneta y subir hasta Arazuri para comprobar si unos Kilómetros más arriba también sucede lo mismo. Descubro que sí que también están todos muertos.

Así que saco unas fotos y me vuelvo a casa, aviso al 112 y me dicen que ya se habían enterado y la patrulla ecolológica estaba movilizada.
En fin otro desastre ecológico más, pero no consigo acostumbrarme..........

sábado, 1 de agosto de 2009

Uno más


Ya no supone ninguna novedad, ni rareza el hecho de que aparezca un blog relacionado con la pesca a mosca.

Este fenómeno es la consecuencia de la evolución de las tecnologías y de una nueva forma de comunicación que ya casi nos resulta imprescindible (recordad que no hace mucho vivíamos sin teléfono móvil y ahora .....)

Pero, en el caso particular de los pescadores a mosca, hay algo más que una evolucion de las tecnologías o de la forma de comunicación. Me explico: Si los ríos estuvieran limpios, con el agua suficiente para mantener el equilibrio ecológico y tuvieran una aceptable población de peces ¿cuántos pescadores a mosca tendrían tiempo para crear un blog?

El tiempo se pasaría preparando el equipo (la línea, el bajo de línea, el carrete parece que necesita engrase, las anillas de la caña empiezan a manifestar un ligero desgaste....), montando las moscas que nos funcionan muy bien (porque algunas se pierden en la vegetación o en otros obstáculos e incluso algunos peces las usan de piercing y porque algunas después de una buena pelea estan destrozadas), montando nuevos tipoos de moscas (porque la útima vez comían unas moscas y no tenía ninguna parecida en mi caja, o porque me han recomendado un modelo que no suelo usar, o simplemente lo he leído en algún sitio), probando nuevos materiales o nuevas técnicas.

También se haría imprescindible disponer de un tiempo para intercambiar experiencias con los amigos con los que vamos a pescar habitualmente o esporádicamente o con los que coincidimos en el trabajo, la asociación de pescadores u otra actividad.

En fin digamos que la situación actual no es muy prometedora.